La máquina

“La Máquina” es un contenedor artístico ambulante construido de cachitos de ciudad para nuestro proyecto ¡Qué Lata!. Ahora está “aparcada” en su nueva casa de acogida, El Campo de Cebada, donde se transforma en su actual Zona de Limpieza Libre y sensibiliza al buen uso y respeto del espacio compartido.

Cuando un colectivo no tiene recursos, es el momento en el que más se libera su fantasía, para inventar nuevas soluciones e intenciones.
Es así que nació la máquina.

Paseando por las calles de Madrid, empezamos a recoger fragmentos de ciudad, que gracias a la Nave de Basurama conseguimos aunar, darles forma.
Una índole limpiadora ya empezaba a surgir en la máquina: nació de los residuos de la calle, dándoles una nueva vida, la suya.

Una vez construida empezamos a conducirla y ella nos condujo en una deriva de la Elipa hasta Malasaña. Aquí intervenimos en el festival Pinta Malasaña con una acción de pintura participativa, alimentada por la máquina que, reafirmando su naturaleza, sirviò para convertir los residuos de las noches de fiestas en herramientas de arte.

La acción se acabó y nos dejó un objeto vivido y vivo, que con sus ruedas podía todavía recorrer muchas calles.
El Campo de la Cebada entonces le dió la bienvenida. Este nuestro objeto movible y mutable se transformó así en una herramienta para sensibilizar los usuarios del Campo a la necesidad de la limpieza, del respeto y del buen uso del espacio compartido, convirtiéndose en una estación de limpieza ambulante sobre ruedas.